Inicio
Ecuador
Quito

Relájate en Papallacta, un oasis termal a las puertas de Quito

Si buscas disfrutar de una escapada cerca de Quito, te invitamos a conocer Papallacta, un lugar famoso por sus balnearios.

Una de las excursiones más aclamadas durante un viaje en Quito es la visita a Papallacta, a tan solo 67 km, en la cordillera oriental de los Andes. Para llegar al balneario existen diferentes opciones: auto, reservar un tour privado desde Quito, viajar en bus interprovincial o taxi.

¿Cómo son las termas de Papallacta?

El balneario de Papallacta tiene 10 piscinas termales de diferentes temperaturas y tamaños, así como con tres piscinas de vertiente de agua fría. Estas instalaciones permiten a los visitantes disfrutar de un relajante baño termal, promoviendo no solo la salud, sino también la relajación. Además, el recinto tiene, también, un spa donde los visitantes encontrarán una amplia gama de tratamientos y un restaurante con la mejor propuesta gastronómica de la zona.

Las aguas termales de Papallacta tienen origen volcánico, son incoloras y su temperatura oscila entre los 35 y 64º C. Gracias a su ubicación privilegiada entre los volcanes Cayambe y Antisana cuentan con una riqueza hidro-termal única.

Estas aguas ofrecen grandes beneficios para la salud, son antialérgicas, desinflamatorias, diuréticas, antirreumáticas y sedantes, lo que las convierte en aliadas naturales para el bienestar físico y mental para todo aquel que las visite.

Quito Papallacta 2.jpg
Papallacta se encuentra cerca de Quito y es un rincón lleno de magia y relajamiento.

Papallacta se encuentra cerca de Quito y es un rincón lleno de magia y relajamiento.

Otras opciones para pasear en Quito y sus alrededores

Descubre el misticismo de Quito con ruta San Francisco

5 paseos que debes hacer en el próximo feriado

Serenata Quiteña, una combinación de tradición e identidad

Fiestas de Quito: 5 datos importantes sobre los desfiles de la confraternidad

5 cosas que no sabías sobre las Chivas en Fiestas de Quito

Temas relacionados

Deja tu comentario